lunes, 15 de enero de 2018

OCULTAMIENTO

Los  hemos visto, ya no es cosa de que parecían, realmente lo son, y nos pone  una urticaria por todo el cuerpo. Una desazón nos recorre de pies a cabeza, imposible de creer, a pesar de que teníamos sospechas. Ahora, es verdad, estamos invadidos por los alienígenas, en conocimiento y  aprobación de los gobiernos. Tienen su probación siniestra de  que los humanos seamos usados en laboratorios  ocultos para el beneficio de estos extraterrestres.
Algo que no puedo dejar de recordar es lo que decían mis abuelos sobre Orson Welles, en el año 1938 el 30 de octubre, por la radio anunció en una  novela llamada “La Guerra de los Mundos”, que éramos invadidos por  naves marcianas lo que sembró el pánico. Ahora  me pregunto ¿si ese no fue el comienzo de la invasión?  Bueno, argumentan  que fue sólo un programa pero tengo dudas.
Dicen que es posible que los que nos gobiernan sean realmente los  alienígenas, usando cuerpos  humanos para despistarnos. También dicen que  tengamos prudencia si nos topamos con alguno de ellos, son fríos como  máquinas  computadoras, no tiene sentimientos,  sus miradas están ocultas por lentes oscuros. Ahora ya no se visten de negro, usan la vestimenta de todos, así pasan inadvertidos, sin embargo si te toca que te detengan por algo, fíjate en sus modales, su comportamiento automático. Su aspecto es igual en toda esta especie, podríamos decir  como robots. Si no nos han invadido abiertamente es que algo les falta para imitarnos. Pero sí sabemos ahora que sus planes son espeluznantes, quieren eliminar a casi toda la humanidad, pues  desean el planeta para ellos.
Los científicos en forma casi anónima argumentan que sólo dejarán a los más fuertes  como  esclavos. Quedarán por  supuesto, los más ignorantes, ya que con esa treta que tiene  la tecnología avanzada en los computadores y teléfonos inteligentes, es para crear una raza humanoide que sólo sea guiada por esos aparatos, que no piense, que viva casi virtualmente  soñando.
 Por eso, es preciso que nos unamos clandestinamente, pues han llenado las ciudades de cámaras que incluso van apostadas a los teléfonos, celulares, computadores, internet y televisores, con el fin de vigilarnos todo el tiempo, en caso de que haya una sublevación del humano.
Es terriblemente frustrante saber que nuestros gobiernos están en manos de estos alienígenas que no permitirán nada que paralice sus funestos deseos de eliminarnos del planeta Tierra. Una cosa  irritante es que cuentan que, mientras los extraterrestres hacen lo que quieren en este planeta, nuestros gobernantes se mantienen entretenidos con enormes comilonas, dinero y vida fácil, no se dan cuenta que es otra estrategia de los invasores que terminará cuando ya no les sirvan. El peligro es inminente, aunque continúen mintiéndonos ocultando toda evidencia.
Lo más penoso es que,  las fuerzas del orden, dicen, que en su mayoría les pertenece, son sus soldados, por lo que ellos, nos ven como enemigos de sus reglas y motivo por el cual muchos dirigentes poblacionales y  otros que pienso se han revelado a sus fines macabros aparecen  secuestrados, o más bien desaparecidos.
Nadie se atreve a protestar, pues de inmediato quedas fichado y te comienzan a investigar hasta si es preciso,  tu desaparición o tu muerte. Vivimos asustados,  pensando, ¿quién será el próximo?



lunes, 1 de enero de 2018

A TRAVÉS DE TODO



Van mis sueños atados a un presagio.
Un modular  del viento penetra
las ventanas del día y vago en una hoja
sorteando las madreselvas.
A través de todo, los sueños avanzan,
no hay impedimentos, fluyen libres
en infinidad de  situaciones calmosas o irascibles,
se pierden en inimaginables laberintos.

A través de todo, los hilos translúcidos de historias
se tejen en sinnúmeros de capítulos
con la velocidad de la luz,  hacen posibles los sueños,
anhelos guardados en el subconsciente.
Florecen, se sienten tangibles a los deseos,
y quedas  con un sabor de victoria o  derrota
cuando abres los ojos.

Sueños vienen, sueños van,
un mundo sin límite los espera con las puertas abiertas.
No hay impedimentos ni razones,
desatados dejan la mullida  almohada
y  en un eterno divagar
complacen deseos reprimidos,
convirtiendo la fantasía en realidad hasta que despiertas,
hasta que quedas con el sabor nostálgico
del ovillo de una aventura incompleta.

A través de todo van las ansías reprimidas
surcando el mar abrupto de la negación.
Siguen el caudal infinito del conocimiento
y se nutren de experiencias ajenas.

A través de todo lo pretendido, llegará el día  o la noche, 
el momento propicio, el punto final
en que  nos quedemos  navegando
en un sueño profundo, una dimensión estelar
donde la almohada cósmica hará perdurar
nuestro último ensueño
por toda la eternidad.



viernes, 15 de diciembre de 2017

ACORRALADA


Sé que me sigue, lo huelo en el aire, aunque me esconda bajo la sombra, él atraviesa la niebla, separa el día de la noche, y borra la alegría de mis labios.
Lo detesto, no lo soporto, he dado aviso a la policía y lo detengan antes de que sea tarde, pero sigue ausente, no lo encuentran y temo que no alcance a llegar a mi destino. A pesar de ello, yo lo presiento en cada esquina, tras cada  árbol, su mirada penetrante hiere la tranquilidad de mi curso, y voy con  el grito a punto de estallar en mi boca.
Me sigue  a como dé lugar, no se cansa y yo me agoto, no puedo más. La gente me mira curiosa, tengo una actitud de defensa, lo veo en las pupilas de otros, camuflado, indolente. Sé que espera abandone  la guardia y me confíe para darme el zarpazo. Que cierre los ojos y me deje llevar por el descanso. No, eso no será, aunque me sienta acorralada, debo estar atenta y darle lo que se merece antes de que él termine conmigo.



viernes, 1 de diciembre de 2017

ACÉRCATE



Recuéstate en mi noche como una melodía que no acaba,
cerca del refugio en donde anidan mis anhelos.
Del mundo que me habita cuando las sombras caen,
quiero compartir sus estrellas, caminos y misterios,
un cielo fracturado por las flechas del relámpago
y el llanto de los árboles, pecho abierto a los dolores.

Ven, inclínate a mi lado y escucha los latidos
que caen como soplos de arrulladores astros
sobre la piel versátil de la tierra.
Acaríciame, roza mi aterciopelada oscuridad,
en un encuentro predicho en tus sueños.
Imprégnate del fulgor secreto que me invade,
será una comunicación entre tú, yo
y el cosmos.

Acércate, no huyas sin haberme conocido,
sin que mis labios entreguen el mensaje íntimo
del misterio que poseo,
sin que sientas la caricia de mis adormecidos élitros.

Cerca de mi presencia hay vida que no cesa de fluir,
es un río inconmensurable de grandeza,
un silencio que navega bajo las sombras
hasta hallar ese instante sagrado, mezcla de alba y anochecer
que dará la chispa primordial una y otra vez,

por toda la infinita eternidad.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

HUMANOIDES





Hemos sido sembrados desde las estrellas, polvo estelar, o huevo cósmico. Da lo mismo, por siglos se nos ha ocultado la verdad, vivíamos en el limbo, preguntándonos, infinidad de dudas, creando confusiones y desacuerdos sin llegar a una respuesta tan importante. Y hemos descubierto, al fin, que el ADN es el origen de la humanidad. Esas viejas construcciones de nuestros antepasados, poseían estelas con dibujos del ADN. Las respuestas estaban allí, y aun creíamos que eran sólo extraños diseños de nuestros ancestros, como el árbol de la vida, los genios voladores o alados, la espiral del ADN, las serpientes entrelazadas, el huevo de Algarve. Hoy se está aclarando nuestro origen, poco a poco, vamos adquiriendo el conocimiento que yacía oculto. El centro del universo en nuestra cabeza y el tercer ojo.
Sabemos a ciencia cierta que estamos conectados con cada ser extraterrestre que habita en el universo y muy pronto sabremos la verdad de los alienígenas que ya están conviviendo entre nosotros y, dicen los científicos que serían unas 60 razas diferentes. Ahora la pregunta es, ¿han llegado como amigos o como invasores? ¿Qué quieren de nosotros o de nuestro planeta? Se dice que muchos gobiernos tienen relaciones con algunos de ellos, de ahí el tremendo salto quántico y científico que hemos dado en la tecnología. Como que algunas de las naves u ovnis es posible que ya sean terrestres y en este momento tendríamos bases en la Luna y en Marte.

Entonces, ¿qué pasa con las abducciones, desaparecimientos, y los hombres de negro? ¿Fueron artimañas de los gobiernos para desorientarnos, o es que los alienígenas humanoides son los que nos gobiernan actualmente?

miércoles, 1 de noviembre de 2017

SORTILEGIO



Apareces en el umbral del pensamiento
como un presagio, al salir la luna menguante.
Traspasas las fronteras de la certidumbre
y allí estoy atada a un momento,
un segundo que se alargada sin que pueda detenerlo.
Te deslizas siempre sobre el lomo del viento
y galopas en aras de la esencia de un beso.

Ya no sé cuándo apareces,
mis ojos te aguardan sumidos en un sueño,
hechizados por la osada luminosidad de tu presencia.
Un perfume avanza las barreras de la realidad
y la imaginación sucumbe ante tanto goce.

El sortilegio de tus palabras en mi mente
borra las barreras tiempo, distancia, sueño,
lo intencional de lo circunstancial,
lo misterioso de lo seguro,
el temor de la valentía, todo eso llega a mí
cuando te asomas con el embrujo que posees
y transformas mis inseguridades con el roce leve
de tu encantamiento.

El hechizo no desaparece, aún cuando estoy despierta,
el aroma de tu ensueño envuelve mis pensamientos
llevándome al mundo imaginario,
en donde tengo la certeza,

habitas eternamente.

domingo, 15 de octubre de 2017

UNA SOLA VEZ



Había una sola  vez, una escalera que ascendía y ascendía y nadie lograba alcanzar el final de ella porque cuando se daban cuenta  estaban a pocos escalones del piso, a pesar de que  ellos sentían y se cansaban de tanto subir, pero realmente todo era como una ilusión. Mucha gente del pueblo llegó hasta esta morada, solamente para  descubrir el secreto o el engaño de sus habitantes, incluso hasta sacaron fotos, pero nunca salía el final de la escalera. Algunos pensaron que la escalera estaba hechizada y que los ancianos que allí vivían eran brujos, en fin,  se hacían miles de conjeturas para darle  una respuesta al misterio de la escalera.
 Los ancianos repetían que ellos no sabían nada, que cada noche subían la escalera hasta el segundo piso en dónde se encontraban los dormitorios. El resto de la escalera decían continuaba hasta el ático, nada más. Pero los que subían jamás llegaba al segundo piso,  al parecer por más que se cansaban de subir escalones, siempre permanecían en  la planta baja, sin embargo los que  quedaba abajo como testigos, aseguraban verlos desparecer  al subir al segundo piso.
Esto era un intrincado problema que no podían resolver, argumentando que los viejos hacían algún truco o magia para que  todos quedaran convencidos de que subían. Muchos pensaron que realmente los ancianos eran brujos y los engañaban, por lo tanto, pensaba seriamente en  llevarlos  a quemar en la hoguera, pues estaban muy enojados y  decían que se  burlaban de ellos con sus trucos.
Los ancianos temían lo peor, ya casi no querían abrir la puerta para que gente de  otros pueblos vinieran a descubrir el engaño. La señora temblaba cada vez que le golpeaban la puerta, pidiendo disculpas por no abrir, pues se encontraba enferma, pero los golpes seguían hasta que el marido abría la puerta regañando a los osados.
Sucedió que, de un tiempo atrás, algunos de los que subían no bajaron más, eso fue lo que hizo que los vecinos cuestionaran a los ancianos,  amenazándolos con los peores castigos si no decían la verdad, ellos argumentaban que  los hombres habían bajado sin problemas, pero ya nadie creía eso pues faltaban muchos vecinos desaparecidos. Los ancianos aseguraban haberlos visto irse enojados por no saber el secreto de esa escalera y eso era todo lo que ellos podían confesar.
Un día vino el alcalde del pueblo con una  carta de sentencia para los ancianos,  él mismo subiría las escaleras, pero hizo que  los ancianos subieran primero amarrados con una cuerda a él. El anciano subió lentamente las escaleras seguido por su mujer y el alcalde, todo el pueblo se arrimó a ver la escena, ya que en la carta se aseguraba por consenso unánime que  los ancianos serían llevados a la hoguera si no contaban el secreto, y  por esa razón el alcalde sería la última persona que subiría esa enigmática  escalera.
La gente  los vio desaparecer a los tres  al llegar al segundo piso, pero por primera vez el anciano y su mujer subieron al ático junto al alcalde. Subieron y subieron y nunca más regresaron, dicen que de repente una nube extraña  se posó sobre el techo de la casa, tan rara que no pudieron ver la chimenea y sus volutas de humo, nada. Fue muy expectante ver la escalera vacía sin que nadie bajara por ella hasta entrada la noche. Entonces, asustados los vecinos persignándose de pie a  cabeza, decidieron prenderle fuego a la casa pues  decían que estaba embrujada. Cuando la casa se quemaba sintieron los gritos del alcalde que según dijeron estaba a pocos escalones del piso, y  entre el espeso humo de la quemazón vieron algo que brillaba  girando camino a las estrellas.
Desgraciadamente el alcalde no pudo salvarse por el espeso humo que lo cubría y  sólo encontraron más tarde  un esqueleto amarrado por una cuerda  a lo que quedaba de la escalera. De los ancianos nunca se encontró nada. Unos dicen que les pareció ver una extraña nave desaparecer entre la humareda.